09 octubre, 2008

PERSONAL


El año 1.993 fue nefasto para mí. Pasaba por una mala racha y, para desahogarme, se me ocurrió esta poesía:

Si hubiera que definir
que es mi vida, en ese caso,
sólo podría decir
que mi vida es un fracaso.

22


Ya no sé ni a adónde voy,
tampoco de dónde vengo,
ni siquiera sé quien soy,
sólo sinsabores tengo.

22

Lo que sí tengo seguro
es que, por varias razones,
me encuentro en un gran apuro
y no encuentro soluciones.

22

Alguien que tendría suerte,
dijo con gran convicción,
que exceptuando la muerte
todo tiene solución.

22

Por eso me desespero,
porque el problema que tengo
es tan sólo de dinero
y no puedo resolverlo.

22

Si a algún amigo he buscado,
recordando años felices,
este siempre me ha dejado
con dos palmos de narices.

22

Estén de acuerdo conmigo,
en esto soy muy sincero,
un amigo es un amigo
si no le pides dinero.

22

Haz la prueba compañero:
a un amigo de la infancia
pide un poco de dinero
y observa la circunstancia.

22

Aunque seas muy prudente;
escucha lo que te digo,
te jurará que lo siente
y perderás al amigo.

2222

yosoyasi


1 comentario:

Lola dijo...

No es incierto esto, no. Mejor no tener que comprobarlo.
Como siempre unos versos estupendos y con mucho fundamento.