02 octubre, 2008

A MIS COMPAÑEROS


Este poemilla lo hice en el año 1.991, siendo yo el maestro de primero, como homenaje a mis compañeros del colegio "VIRGEN DEL ROSARIO" de Jayena (Granada)
Empiezo esta poesía
sin ánimo de ofender,
mi intención es que se ría
el que la quiera leer.

55

No quiero ser indiscreto,
ni llegaré a desvelar
de nadie ningún secreto
que se tenga que ocultar.

55

Si hablo del compañero
y empleo un tono festivo
es porque lo considero
más que compañero amigo.

55

Para no verme en aprietos
haré las cosas sencillas,
esta vez no haré sonetos,
ni siquiera redondillas.

55


Utilizaré cuartetas,
que son estrofas sonoras
usadas por los poetas
de antes, que no de ahora.

55

Y hecha la introducción
de esta forma tan atenta
vamos con la “dirección”
que a todos nos representa.

55

Como es público y notorio,
ya se fue Mª Dolores
y, ahora mismo, D. Gregorio
se ocupa de sus labores.

55

Del equipo directivo
me queda José Luis,
secretario muy activo,
que tiene recursos mil.

55

He nombrado los primeros
al grupo de dirección;
del resto de compañeros
me ocupo a continuación.

55

Empezaré por las damas,
cuestión de galantería;
las de párvulos se llaman
Mari Carmen y Ana María.
55
Son dos chicas diferentes
en su forma de actuar,
pero son muy eficientes
con niños de pre-escolar.

55

Y de párvulos me voy
hasta el ciclo superior,
allí Doña Nati es por hoy
lo mejor de lo mejor.

55

Lo que sí tengo seguro,
lo digo porque lo sé,
es que el trabajo más duro
lo tiene Mª José.

55

Pues para estar aguantando
a niños con deficiencias,
como Javi y como Armando,
¡ya hay que tener paciencia!.

55

Esta mujer, sin embargo,
tiene empaque suficiente
para soportar el cargo
de lidiar con esta gente.

55

Volviendo a los más pequeños,
a los del ciclo inicial;
en segundo está la “seño”,
de la que ahora voy a hablar.

55

La señorita Paquita,
la más graciosa del mundo,
que se va a volver loquita
con los niños de segundo.
55
Comprendo, porque es humano,
que tenga preocupaciones,
no olvidemos que en verano
se presenta a oposiciones.

55

Pero tiene corazón
y es una buena estudiante,
yo tengo la convicción
de que ella saldrá adelante.

55

Y si esta Paqui es buena,
otra Paqui con bemoles
es la Paqui de Jayena;
Doña Paqui Funes Moles.

55

Esta dama es un lucero,
es lista y trabajadora,
empezó el ciclo en tercero
y en quinto se encuentra ahora.

55

Todos salimos pitando
al acabar la faena,
y ella se queda lidiando
con la gente de Jayena.

55

Con estos versos termino
lo que atañe a las señoras,
del personal masculino
me ocupo a partir de ahora.

55

De Gregorio y José Luis,
como ya los nombré antes
poco tengo que decir,
seguiré con los restantes.

55

Del maestro de primero,
¡qué queréis que os cuente!
que es mi mejor compañero,
eso es bastante evidente.

55

Y ya solo me quedan cuatro
y acabo mi testimonio:
Don Eugenio, Don Paco,
Miguel Ángel y Don Antonio.
55
Del primero no hablaré,
pues lleva aquí pocos días,
y el hablar podría ser
una imprudente osadía.
55
A los demás, como es obvio,
no los pasaré por alto,
empezaré por “el novio”,
Don Miguel Ángel, de cuarto.
55
Lo de novio ya por poco,
pues ya mismo se nos casa,
por eso está medio loco,
a todo el mundo le pasa.
55
Por eso cuando le vemos
nervioso y meditabundo,
los demás lo comprendemos,
¡es lo más normal del mundo!.
55
El siguiente compañero
es de este pueblo nativo:
Antonio Sánchez Quintero,
de todos el más activo.
55
Digo activo y no os miento,
pues, por suerte o por desgracia,
sé que sin venir a cuanto,
le endosaron la gimnasia.

55

Mas.... Don Antonio es experto,
tiene una gran experiencia
y, además de buen maestro,
sabe actuar con prudencia.

55

Que hay que ser muy prudente
y obrar de forma serena
si queremos que esta gente
no nos eche de Jayena.
55
Solo me queda, por fin,
el último compañero:
Francisco Martín Martín,
el maestro de tercero,

55

Hombre también veterano
en esto del magisterio,
maestro recto y humano,
trabajador y muy serio.

55

Educador ambulante,
maestro en muchas escuelas
de lugares tan distantes
como Murchas o Nigüelas.

55

Si con paciencia leéis
esta especie de poesía
solo virtudes veréis;
los defectos otro día.
Y para terminar, una décima:

Ahora voy a acometer
Una terrible osadía,
Terminando la poesía
Con lo que a mi parecer
Es una estrofa de ayer,
Pero en esto del rimar
Nada me puede asombrar,
Y, aunque sea bastante extraño,
Con la décima de antaño
Voy a poner punto y final.



6666

yosoyasi

1 comentario:

Lola dijo...

Hola, leyendo se me ha puesto la mismita cara, que la imagen utilizada en tu anterior entrada. Sonrisa de oreja a oreja y perdiendo la compostura. Desprende este poema simpatía, compañerismo y mucha alegría. La alegría que me llevo puesta en este preciso momento del día. Jaja
Saludos.