08 julio, 2015

Me quedé sin alas



Yo tenía dos alas para volar
y en la noche volaba ilusionado,
era hermoso ver en mi soñar
como en un instante estaba a tu lado.

Pero los vientos de la indiferencia,
fríos como los témpanos de hielo,
helaron los aires de mi consciencia
y no pude volar hasta mi cielo.

Tú fuiste mi cielo, mi esperanza,
fuiste el objetivo de mis sueños,
ahora ya te veo en lontananza,
para ti cada vez soy más pequeño.

Cada noche te busco por el aire,
recorro los caminos que hay en el viento,
mas ya no siento la gracia y el donaire
que alegraban mis noches de tormento.

Encuentro sucedáneos de tu aroma,
mujeres casi siempre desoladas,
que hay noches que por azar se asoman
dejando en mi ventana su mirada.

Busco comprensión en estas mujeres
y añoro aquellas noches de misterio,
aquella intimidad entre dos seres
que hacían de la ironía algo serio.

Aunque a veces te veo en tu ventana,
observo con dolor que ya te fuiste
nunca llegará ya ese mañana
en que alguien me dé lo que me diste.

Ahora veo a mis pies un precipicio,
una sima de desesperanza;
para mi alma esto es un suplicio,
pues sin alas perdí toda esperanza.

Ya solo me queda comentarte,
amiga, compañera en la distancia,
que si ya has optado por marcharte,
jamás reprocharé esta circunstancia.

Y llegados al final de esta andadura,
digámonos adiós y que haya suerte,
cada cual que se lleve su amargura,
que todos nuestros males tengan cura
y que siempre me alegre yo de verte...

2222

yosoyasi

¿Dónde estás?




¿Has visto a mi amor pasar?
Luna, respóndeme tú.
-Está con el cielo azul.
Dime cielo, ¿dónde está?
-Con la nube la vi hablar.
Nube, responde al momento:
¿Viste tú a mi amor pasar?
-La vi hablando con el viento.
Respóndeme, viento amigo:
¿Está aun mi amor contigo?
-Está con las aguas del mar.
Amigo mar, enjuga mi pena.
-Paseando por la arena,
de noche la vi pasar

Soñando llevo una vida, 
y mi sueño es siempre igual: 
Un día poder pasear 
junto a la mujer querida 
por la orillita del mar.

YOSOYASI