11 febrero, 2011

HASTA SIEMPRE MAMÁ


Fue un domingo frío y triste,
tu viaje terminó de madrugada,
cogiste tus recuerdos y, sin decir nada,
te bajaste del tren y así te fuiste.
**
El viaje sin ti ya es otra cosa,
el tren de la vida va más de prisa,
y, al faltar el calor de tu sonrisa,
vemos las espinas y no la rosa.
**
Ahora está mi alma dolorida
porque el tren te bajó en otra vía
y a mí me dejó aquí, madre querida.
**
Quisiera que esta breve poesía
llegara hasta ti en tu otra vida
y con amor la leyeras cada día



YOSOYASI

1 comentario:

Pili dijo...

Pepe,

Dondequiera que tu madre esté...
seguro que te lee.
Te envío ánimos desde Donosti

Pili