10 noviembre, 2010

EL OLVIDO


Un paraíso puede ser el olvido,
y el no poder olvidar, un infierno,
pues, aunque un gran amor no fuera eterno,
es difícil olvidar lo ya vivido.

Llegaste a la orilla sin hundirte,
nadando en un mar de incomprensiones,
y allí se quedaron mis ilusiones,
hundido yo, al no poder seguirte.

Saliste de mi vida de repente,
de pronto vi un "stop" antes mis ojos,
y mi mirada perdida y ausente

veía sólo pestillos y cerrojos,
enclaustrando un pasado y un presente
de recuerdos, para mi maravillosos.



YOSOYASI