24 octubre, 2008

OTRA VEZ


Perdona hoy esta osadía
de volver a molestarte,
pero al ver lo que ponías,
la ilusión que yo sentía
se diluyó en un instante.

<>

Yo vivo de una ilusión,
de un gran sueño que alimenta
mi mente y mi corazón,
pero apelo a la razón y
mi alma se atormenta.

<>

Hoy leí lo que escribías,
cosa que hago a diario,
y se esfumó mi alegría,
pues de esa tu simpatía
yo no soy el destinatario.

<>

Y escribí en una ocasión
que el corazón y la mente
no andan en comunión,
que los sueños, sueños son,
y que la razón no miente.

<>

Por eso, en este momento
de tanta desilusión,
me tragaré mi tormento
y no diré lo que siento,
porque me habla la razón.

<>

yosoyasi

1 comentario:

Lola dijo...

La ilusión. ¡Qué palabra!. Cuanto da y a veces nos quita y cuanto simboliza, José. Sin ella no podríamos vivir la vida. Tanto la ilusión como el humor es un traje hecho a medida. Siempre pienso en el fenómeno de la luna “la ilusión lunar”, la luna parece mayor cuando la vemos sobre el horizonte en lugar de observarla en el cenit. Sin la luna, ¿podría vivir la ilusión en nosotros?. No imagino este mundo sin ella, siempre me ha hecho mucha compañía, creo que hasta me ha escuchado. Qué locuras escribo ¿verdad?

Tu blog, lo he añadido en los blogs que sigo y sus actualizaciones, es un gran adelanto, nada más abro el blog, puedo ver de inmediato quien ha publicado.¡ Ojala! hubiera dispuesto de ello antes, cuando entraba tanto.
Un beso de tu fan nº 1. Hay más, pero en silencio.