03 septiembre, 2008

A JAYENA



Jayena es un pueblecito de la provincia de Granada, en el cual tuve la suerte de trabajar durante 18 años. Le dediqué estos dos sonetos con todo el cariño del mundo:


Este soneto que en mi mente bulle
como borbotones de lava ardiente,
fiel reflejo de lo que mi alma siente,
fuerza existencial que de mi ser fluye.

Este flujo de ideas que me obliga
a dar a mi emoción rienda suelta,
y, aunque apenas llego doy la vuelta,
me llevo tras de mi la voz amiga.

Por eso, en este instante que me inspira,
no he menos de cantar con voz serena,
sin nada de pasión, exenta de ira:

este soneto va por ti, Jayena,
espero que el gran dios que allá te mira,
al marcharme me diga...¡¡enhorabuena!!

>>>>>>>>>>><<<<<<<<<<<

Pues, si bien tú me diste la ocasión
de dejar mi errante vida en el pasado,
yo te di mi trabajo reposado
sin pedir ninguna prima por mi acción.

No sé quien puso más en la balanza
de esta ingrata vida que nos une,
pero en la vida nada queda impune,
y a todos por igual la muerte alcanza.

Y, llegados al final de esta andadura,
digámonos adiós, hasta la muerte.
Cada cual que se lleve su amargura,

cada cual que apechugue con sus suerte,
que todos nuestros males tengan cura
y que siempre me alegre yo de verte.


yosoyasi

2 comentarios:

Lola dijo...

Ya me gustaría tener esa facilidad para hacer poesía. Aunque más bien cada uno nace con una predisposición, que bien cultivada da lo mejor. Espero que visitando tu blog, algo aprenderé. y sino, por lo menos el disfrutar al leer.

yosoyasi dijo...

Muchas gracias, amiga. Un orgullo de que me leas.