26 agosto, 2007

UNA TARDE ENCANTADA




Aquella tarde de julio,
cuando el sol ya se acostaba,
ruborizado, tal vez
porque la luna, su amada,
le llamó al atardecer,
caprichosa y descarada.

*

Aquella tarde, amor mío,
fue nuestra tarde encantada.
Tus labios se me ofrecieron,
abiertos como granadas,
suaves y palpitantes,
y yo me quedé sin habla.

*

Al final nos abrazamos
y yo te besé con ansia;
y fue tan grande aquel beso
que con él se fue mi alma;
tú, muy bajo, en un susurro,
me decias que me amabas,
yo nada podía decir
porque sin habla ya estaba,
solo acaricié tu pelo
que es lo siempre anhelaba.

*

Nuestros cuerpos se fundieron,
se fundieron nuestras almas
y fuimos los dos en uno,
uno solo en cuerpo y alma.
Aquella tarde, pequeña,
fue nuestra tarde soñada.

***

yosoyasi

16 agosto, 2007

VALLE MARAVILLOSO



Primero fueron tus ojos,
después la sonrisa pura
que vi en tus labios preciosos,
más tarde fue la hermosura
del valle maravilloso
que entre dos lomas bien duras,
discurría presuntuoso,
luego sería tu cintura
y tu cuerpo sinuoso,
en fin, toda tu figura,
todo tu cuerpo armonioso,
tu nobleza, tu finura
y tu cabello sedoso
me han llevado a la locura.

111

Ya no existe el ser miedoso
de vida triste y oscura,
ahora hay un ser orgulloso
lleno de amor y ventura,
que espera alegre y ansioso
tu presencia y tu frescura
¡Ay mi cielo, cuerpo hermoso!
de inspiración y aventura,
pilar compacto y rocoso
que se marchó con premura
un día gris y lluvioso,
volviendo la vida oscura
a este ser triste y miedoso.

yosoyasi